Cómo matar al intermediario

En 2011, Hernán Casciari (Mercedes, Buenos Aires, 1971) contó su historia en una charla TEDxRíoDeLaPlata. El motivo era explicar el origen de un emprendimiento independiente, inusual e innovador, que daba la espalda al mercado editorial.

Sus palabras de inicio fueron las siguientes:

«Las decisiones culturales empiezan de a poco a estar en nuestras manos. Ya no le hacemos caso a altavoces únicos que nos dicen lo que hay que hacer. Somos nosotros los que comunicamos. Somos 400 millones de personas las que hablamos el español. Cada uno de nosotros, cada región, tiene una jerga distinta, que nos hace únicos, pero que también nos enriquece. Nos entendemos. Internet llegó hace un tiempo para unirnos, para decirnos que se pueden hacer cosas juntos. Y sobre todo en la cultura, que es la base fundamental de la complejidad de la mente».

Fue un visionario al estar un paso adelante en un momento expansivo de los medios masivos de comunicación, cuando muchos comenzaban a señalar a Internet como la última gran revolución de la historia (en efecto, pedagogos como el recientemente fallecido Ken Robinson afirmaron a comienzos de este siglo que la producción escrita desde el año 2000 en adelante ya superaba en cantidad a todos los textos precedentes desde la creación de la imprenta).

«Hace casi 10 años abrí un blog porque me sentía solo en un país extraño. Me sentía fuera de juego, necesitaba comunicarme con los míos y por eso le puse Orsai».

Esa web contaba las peripecias y desventuras de un argentino en Barcelona, forzosamente exiliado en 2001 por un país en llamas y sin rumbo.

Se hizo conocido a base de talento, carisma y cercanía a una comunidad de lectores que crecía exponencialmente; todo lo cual le valió al autor ser codiciado por importantes firmas (diarios, revistas, editoriales) que buscaban contratarlo.

Casciari accedió por un tiempo hasta darse cuenta de que su fuerza de trabajo perdía ante las grandes empresas, explotadoras que se apropiaban, sin escrúpulos, del excedente ganancial ajeno.

«Hoy estoy seguro de que la industria de la cultura somos los lectores y los autores y nadie más. Y que la otra industria, la que le teme a los cambios, la que intenta hacernos creer que Internet es un lastre, la que rasguña y la que daña, se está muriendo y la vamos a ver morir. La cultura tiene que ser libre y tiene que ser gratuita. Yo les convoco, autores, editores, a que cada vez que vendan un libro, lo pongan en PDF gratis el mismo día que sale a la venta en góndolas, porque van a vender más. Estuvimos años dependiendo de una industria codiciosa, comprando lo que ellos querían que comprásemos. Y de repente, y cada vez más, están quedando en orsai».

El 07 de enero de 2011 nacía Revista Orsai, mega proyecto trimestral de 200 páginas y autogestionado, sin ningún aporte ni publicidad; en que cada autor cobra la mitad de las ganancias y no apenas el 5, 8 ó 10 %.

Desde entonces, Casciari es un referente cultural, escritor de cuentos que se compilan en libros también autogestionados, con participaciones en radio, TV, teatro y streaming.

Le ganó a la industria; y con él, ganamos todos aquellos que consideramos a la cultura un derecho y no un negocio.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s