Entender el contexto

La espera va más allá de una tradición milenaria (algo innegable) y de un fenómeno comercial oportunista (que también lo es): tiene que ver con una forma de vida vinculada a esa ilusión reparadora ante las miserias de un mundo que muchas veces se olvida de los niños.

El hecho que aquí se refiere sucede en la infancia y el impacto puede resultar tan grande al punto tal de acompañar la trayectoria adulta de aquellas personas capaces de tener memoria acerca de quiénes han sido alguna vez.

Los derechos de la niñez -en ocasiones dañados, vulnerados, olvidados- parecen quedar aunque sea parcialmente a salvo por esas visitas teñidas de un tierno misterio.

La magia es eso: presenciar lo inesperado,  tener conciencia de que está pasando.

Como cada año, los Reyes Magos serán la excusa para romper con la cotidianeidad, dejar de lado las postergaciones y asistir al espectáculo de recibir el regalo más preciado de todos: que en este inmenso universo -deshumanizado, peligroso, individualista- hay un otro pensando en cada persona cuya inocencia está latente.

Hoy, el homenaje y agradecimiento colectivos pasan por reconocer y valorar a esos voluntarios que en cada pueblo, barrio o cuadra, transitan caminando o subidos a un camión de los bomberos, que llegan a esos lugares relegados, que acuden a hospitales y llevan una sonrisa sanadora para una pibada que es recíproca a toda manifestación de amor.

A todos ellos un aplauso 👏, porque con ese tipo de gestos a imitar están haciendo patria.

👑👑👑

16855-llegaron-los-reyes-magos-a-la-ciudad-trayendo-alegria-y-regalos.jpg


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s