Una tarde junto al mar

El cielo está algo nublado pero la tarde brilla.

Un viento suave y cálido flamea llegando desde el noroeste.

Es día de semana y hay pocas personas en la playa, echadas en la arena, pasando el tiempo libre.

Familias humildes aprovechan para acercarse a la costa, trayendo a los más pequeños para disfrutar de la naturaleza.

Ningún niño es infeliz al lado del mar, cuya fuerza es trascendental: impacta en cada subjetividad, hermana en la simpleza.

Tres amigos juegan con la espuma de las olas, muy próximos a las aguas turbulentas que sin embargo acarician con calma los dedos de sus pies.

Deben tener aproximadamente 10 años de edad.

Uno tiene el cabello teñido de rubio y una remera gris que no teme ver salpicada por la sal. Otro es más grande y viste una prenda celeste que le cubre el rostro. El que se atrevió a más tiene el torso descubierto y una malla que le llega desde la cintura hasta prácticamente los talones.

Los tres ríen y se corren entre sí. Juegan a algo difuso pero a la vez inocente.

Están delante mío sin imaginar que me detengo en ellos.

Mis ojos se emocionaron al evocar aquellas épocas en que me llevaban a ese mismo lugar para verme sonreír al reconocer la patria de mi infancia.

Si uno identifica con claridad su origen, siente que el cosmos de algún modo se acomoda.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s