Pase lo que pase

Hoy juega la Selección Argentina por las semifinales del Mundial.

No ocurre muchas veces, sino en contadas ocasiones. Por eso la ilusión es superlativa, dado lo excepcional y extraordinario del acontecimiento.

En una sociedad que le exige más a los deportistas que a sus dirigentes políticos, el logro adquiere una significación mayúscula.

No sólo es el resultado deportivo, sino el camino realizado.

Los últimos cuatro años del combinado nacional en su deporte más popular han sido consecuencia de una planificación a conciencia, trabajo sostenido, conducta, empatía y espíritu solidario.

La gran victoria es ésa.

Los valores, la sensibilidad, el respeto por un público sediento de alegrías.

Esta claro que ellos, como representantes de un deseo colectivo, tampoco es que le deben algo a la sociedad.

No están obligados a salir campeones.

En este caso, las quejas o las frustraciones habla más de quienes exigen antes que de aquellos encargados de atender tales demandas.

Sin embargo, el mensaje es claro. Lionel Scaloni y su cuerpo técnico lo entendieron todo. Los vimos crecer desde muy pibes, cuando tenían edad de adolescentes y asomaban al fútbol profesional.

Cultivan valores como la decencia y la discreción, por más que el establishment mediático pusiera en tela de juicio «las formas» en que llegaron al cargo, como si hubieran traicionado a alguien.

Fue de apuro y de manera interina. Los otros colegas, resistentes y algo celosos por no poder ocupar ese cargo, deslizaron en su momento críticas malintencionadas.

Hubo miradas de reojo y desconfianza.

Con el tiempo todo aquello se disipó y se han ganado el indiscutible cariño del público masivo.

No necesitaron de psicólogos sociales u oportunistas de ocasión para coordinar grupos y dar conferencias de prensa.

Ejercen un liderazgo claro, calmo y coherente, con decisiones consensuadas.

La historia de Scaloni, Aimar (también Samuel) es la de cualquier grupo de amigos que en el secundario se juramentaron algún día reencontrarse para dar trabaje en un proyecto compartido.

No es casualidad ni suerte.

Es trabajo honesto e idoneidad.

Pase lo que pase, ya cumplieron.

Sólo queda agradecer.

🇦🇷 ⚽️ 🏆

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s