Manu

Cuando un argentino se destaca en el mundo sucede algo así como una esperanza de que todo puede ir mejor.

La propia sociedad, tan exigente como autodestructiva, se enfrenta a sus propias miserias si «uno de los nuestros» cosecha la admiración y el aplauso más allá de las fronteras.

En general, nuestro país tiene personalidades y mentes brillantes, reconocidas a lo largo y ancho del planeta. La vara queda muy alta cuando el logro es superlativo y hasta parece una excepción entre tanta adversidad acumulada.

El fenómeno es muy particular.

En ámbitos como el arte, la ciencia, la cultura, el deporte y los derechos humanos, brillan celebridades que tuvieron como cualidad principal generar adaptaciones para romper con los obstáculos, trascender y generar transformaciones.

La pregunta que se impone es si ha de concebirse como una excepción o una regla.

Hace unos días, la noticia fue que Emanuel Ginóbili ingresó al Salón de la Fama de la NBA, la liga de básquetbol más competitiva y sobresaliente del planeta.

Llegar a esa cumbre fue fruto de un trabajo que reunió esfuerzo, dedicación y talento. También, de la idiosincrasia de un país, concretamente una ciudad (Bahía Blanca) que siendo pequeña y abrazando a la Patagonia argentina, pudo inspirar la práctica en atloetas que han hecho lo suyo para dejar huella.

La victoria de Manu tiene algo de individual y colectiva. Ícono de la Generación Dorada del Seleccionado Nacional, logró brillar en un medio ajeno y hasta lejano siendo estrella en los San Antonio Spurs.

Su triunfo podría aprovecharse para abrir nuevos clubes de barrio y contener a juventudes atravesadas por el descuido, los vicios y la postergación.

Y a propósito de ello: ¿Cuántos Manu Ginóbili habrán quedado en el camino por no contar con el estímulo políticas de Estado que fortalezcan el ascenso de promesas dueñas de interesantes cualidades para el deporte de alto rendimiento?

Alguien dijo por allí que no somos los más grandes, pero tampoco habitamos el último orejón del tarro.

Foto: TN

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s