El Padrino

En enero de 1972, la industria cinematográfica era testigo de uno de los momentos más cumbres de su trayectoria: el estreno de la saga El Padrino, obra que consagró a Francis Ford Coppola como director y a Marlon Brando como actor, además de contar en el elenco a Al Pacino, otra de las grandes estrellas que dio la pantalla grande.

Al cumplirse medio siglo de su proyección, las salas de algunos cines de Argentina decidieron ubicarla en cartelera tan sólo por algunos días, habida cuenta de que una producción clásica y moderna merecía seguir estando en las grandes citas de la actualidad. El resultado fue una interesante concurrencia por parte de generaciones que la han visto por formato VHS, DVD o plataformas de streaming.

¿Pero qué tiene especialmente esta película para seguir estando vigente a tantos años de su aparición y con hábitos tan distintos en las pautas de consumos culturales?

Las tres horas que dura la realización -una eternidad en tiempos de hoy, habituados a atracones de series que incluso van reduciéndose a la media hora de pantalla- marcan un hito desde diversos enfoques: la trama, las actuaciones, la fotografía, la banda sonora y el mensaje, trascienden a su propia época.

El Padrino transcurre durante los primeros años de posguerra, en 1945, cuando las familias sicilianas se disputaban el poder -tensiones que vinculan los negocios de la droga, el sexo y las malas compañías- en Nueva York.

Los códigos mafiosos, las traiciones, las muertes -por asesinatos o mediante sicarios- y las deudas pendientes, marcan el pulso de una época que como nunca antes representa el mundo del vicio y los peligros, los negocios clandestinos y esa aspiración tan irresistiblemente humana de controlarlo todo.

La película tuvo tanto éxito que al devenir trilogía (a la primera parte de 1972, le siguieron otras en 1974 y 1990) consolidó su expansión hegemónica en la industria cultural. Sus escenas emblemáticas, sus diálogos con tinte épico y sus innumerables referencias para analizar, hacen de ella una producción de culto, considerada por gran parte de la crítica especializada como el mejor film de la historia.

Sin dudas, hay un antes y un después de El Padrino.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s