El agua y el fuego

Hacia el siglo VI a.C., en las colonias griegas del Asia Menor, intelectuales de la época se ocuparon de ensayar algunas explicaciones sobre el origen -al que llamaron arjé- del universo.

Esa corriente de pensamiento fue conocida como filosofía presocrática por anteceder, entre otras, a figuras icónicas como Sócrates, Platón y Aristóteles.

Estos representantes comprendieron que los mitos ya no alcanzaban para explicar el surgimiento de todo lo que existe; y a tal efecto, apostaron a la razón para encontrar otras respuestas desde la observación de la naturaleza.

Así fue como distinguieron a los cuatro elementos -agua, aire, fuego y tierra- como fundantes del cosmos.

A más de veinticinco siglos de todos estos planteos hay algo que parece derrumbarse.

Los ecosistemas no resisten a tanto daño ocasionado.

El fuego muestra toda su violencia, ardiendo más que nunca en bosques capaces de reproducir ataques que no cesan.

Mientras los polos se derriten, las aguas continentales del mar argentino -norte a sur, incluyendo la Antártida y Malvinas- son invadidas por empresas petroleras que acuerdan con las autoridades oficiales hacer exploraciones sísmicas, con lo cual habrá un derrame de inconmensurables consecuencias (ambientales, económicas, sociales).

Varias especies de animales se extinguirán por problemas respiratorios y dificultades para reproducirse.

Por buscar hidrocarburos, los Dueños del Mundo harán explotar el fondo del mar, acabando con esa fauna (ballenas, lobos marinos, pingüinos) que es una red de contención para detener el cambio climático, ya que absorbe gran cantidad de carbono; de lo contrario, la atmósfera concentraría más del 50 % del dióxido de carbono y em plantea aumentaría considerablemente su temperatura.

Tales, Anaximandro, Anaxímenes, Jenófanes, Parménides, Heráclito, Leucipo y Demócrito, fueron algunos de los filósofos presocráticos más renombrados.

Se alejaron de los relatos inverosímiles para brindar explicaciones racionales sobre el origen del universo.

Varios siglos después hay un escenario amenazante, con nocivas empresas que conciben esta realidad como un conspirativo mito contra sus propios intereses.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s