Viajar en tren

Federico subió con una mochila a un tren de Constitución. Allí estaba Julieta, con una musculosa blanca, jeans gastados y chatitas en los pies.

Ella, oriunda de 9 de julio y estudiante universitaria de la carrera de Contador Público, iba hacia La Plata a visitar a su hermano.

Él tenía otros planes pero decidió acompañarla hasta allí y luego volver a su casa.

Al llegar a destino, Fede le prestó el paraguas de su madre porque llovía torrencialmente. Juli agradeció ese gesto. A él le costó muchísimo pedirle el número de teléfono, pero finalmente lo consiguió.

Cuando Fede emprendió el retorno, nunca imaginó que faltando una estación para bajarse, alguien le arrebataría su mochila, y en ese hurto, también los sueños de poder coincidir nuevamente con la chica que cautivó sus emociones.

Durante una década y media, Fede y Juli nunca se olvidaron.

Los amigos de él la conocían como «La chica del tren». Ella, por su parte, se quedó esperando un llamado que jamás llegó.

Hace diez días, Federico contactó a una inmobiliaria para consultar por un depto. Del otro lado de la línea atendió Julieta, quien pronto le iba a presentar la propiedad.

El último viernes 29 de octubre, Fede, aún incrédulo, habló con ese hito radial conocido como Perros de la Calle para contar su historia; y la producción del programa, en una brillante secuencia en vivo y al instante, se encargó del resto.

Llamaron a Julieta, quien se encontraba paseando a su mascota. Le contaron que alguien se había acordado de ella. Con precisiones en el relato, la mujer lo recordaba todo.

Los cruzaron telefónicamente y acordaron verse al mediodía en los estudios de Urbana Play FM.

40 mil personas por YouTube siguieron el minuto a minuto de ese viaje que duró 15 años, un trayecto que invita a pensar en el destino y reivindica a todas aquellas personas que por un momento sueñan lo imposible cuando tiñen de mística encuentros que sólo anidan en la mente de una parte involucrada.

Esta experiencia habla de otros tiempos, cuando no había tanta dependencia de los celulares y se podía conectar de otra manera.

En ocasiones, el universo da revancha y advierte que entre todos los caminos hay uno en que alguien, a la vez de esperarnos, también nos busca con ansias.

Aun así, una pincelada más.

Algunos medios se hicieron eco de este evento.

Luego de la emisión, ella declaró que él no quería tanta exposición y se marchó, obturando toda posibilidad de conversación.

Juli, además de garantizar la veracidad de toda esta aventura, afirma sin dudar haberse sentido muy feliz. No hay resentimiento en sus palabras, sino más bien gratitud.

Fede habrá tenido sus razones.

Ambos ganaron, ambos perdieron.

Ganaron porque vencieron al tiempo sin haberse olvidado mutuamente.

Perdieron porque siguen sin estar juntos o contarse todo aquello que callaron mucho tiempo.

No todo lo que se quiere, se puede, ni todo lo realizable se debe.

Sin embargo, la vivencia los trasciende. Vale por sí misma.

Del otro lado del dial o de las pantallas, una multitud volvió a creer.

Alguna vez, el filósofo alemán Gottfried Leibniz argumentó que un ente superior gobernaba un mundo que era el mejor de los posibles. Tiempo después, el escritor francés Voltaire le respondió en sorna con la redacción de Cándido, una obra maestra de la literatura universal cuyo tema central es la disputa entre el optimismo y el pesimismo, cuyos orígenes se encuentran en máximas morales y metafísicas de diversa índole.

Y ahí está el punto.

La vida sigue siendo un misterio indescifrable en que subjetividades vagabundas asisten a distintas circunstancias.

Hay situaciones que parecen increíbles porque tienen muy poca (o nula) probabilidad de concretarse.

Por eso son hermosas. Tan lindas que por algo nunca ocurren. O si suceden, suele ser a otros.

Hasta que quizás, una energía especial las conduce hasta nuestra propia aldea sin que siquiera lo sospechemos; y así como llegaron, se fueron. Con esa extraña ligereza como para quebrar todo vacío y seguir caminando hacia el necesario distrito del sentido.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s