Los chicos fueron grandes

«Yo no soy Los Beatles, Paul no es Los Beatles. Los Beatles son Los Beatles. Por separado, están separados. Momento a momento, así es que vivimos ahora. Apreciamos cada día y también le tenemos miedo. Podría ser el último día. Suena chistoso, pero cualquier día te podría atropellar un coche o algo así. Estoy empezando a apreciarlo».

(John Winston Ono Lennon, 1940-1980, y una declaración sobre la fama, lejos y cerca de sus compañeros del grupo).

«Los problemas eran los mismos, queríamos paz la Tierra, amor y tolerancia entre las personas de todo el mundo. Hemos aprendido que el cambio es lento».

(Paul Mc Cartney, 1972; evocando los ideales de una juventud llena de repercusiones).

«Era difícil ser capaz de manejar el hecho de que toda esa gente pensaba que uno era algo maravilloso. Era difícil lidiar con el ego. Yo sentía una especie de nada».

(George Harrison, 1943-2001, reflexionando sobre la difícil misión de ser una celebridad).

«Nunca me canso de ser un Beatle pero no siempre lo soy tiempo completo. Lo soy más en situaciones como ésta, cuando promociono mis shows, dando declaraciones a la prensa o presentando un libro».

(Richard Starkey, «Ringo Star», 1940; y el beneficio de haber hecho historia).

Irrumpieron y llegaron para quedarse por siempre. La realidad superó a la ficción: cuatro jóvenes de Liverpool formaron una banda y una década de apariciones en conjunto les valió la gloria eterna.

Ahora bien, una duda que no es para cualquiera: ¿en qué medida un artista es favorecido y perjudicado por su fama; y hasta qué punto ser estrella condiciona las capacidades humanas y creativas de los involucrados?


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s