La caída del imperio

Desde su independencia como país en 1776, Estados Unidos inició un largo camino hasta ser potencia global en base a por lo menos tres pilares: su fuerte idea de Nación, su política militar, sus recursos económicos.

Ello se consolidó luego de la Segunda Guerra Mundial, que incluyó el avistaje a la Luna en 1969 y la denominada globalización desde inicios de la década de 1990, un período de neocolonización (política, económica y cultural) que extendió sus dominios y se vio favorecido por el fenómeno de Internet, dispositivo que además de generar la hiperconexión digital del planeta también instaló la vigilancia como mecanismo de sometimiento y control.

Siendo país imperialista, USA tiene aliados estratégicos y oponentes que buscan continuamente descentralizar y desestabilizar su poder. Muchas veces, esos adversarios forman parte de una estrategia que consiste en construir al enemigo, lo cual resulta una excusa para promover invasiones y aumentar sus riquezas.

Así, Asia Central es la posibilidad de apropiarse del petróleo, principal recurso natural y no renovable para los países industrializados. Al instalar una contienda contra el terrorismo, la idea fue iniciar las denominadas guerras preventivas, esto es, atacar y dominar antes que la amenaza se vuelva realidad en Occidente.

Los enfrentamientos contra países como Irán, Irak, Afganistán y Pakistán, encontraron un duro contragolpe ocurrido en la mañana del 11 de septiembre de 2001, cuando la red Al Qaeda burló las fuerzas de seguridad estadounidenses y produjo cuatro atentados con tomas de aviones y distinta suerte. Dos vuelos suicidas impactaron contra las Torres Gemelas, produciendo el derrumbe de ambas estructura de hormigón; un tercero fue derribado antes de llegar al Pentágono y otro, con destino al Capitolio, se estrelló a causa del enfrentamiento entre pasajeros y terroristas, que perdieron el control de la nave.

Desde entonces, crece el rechazo hacia las olas inmigratorias, proliferan las cámaras de seguridad y se militarizan más las grandes ciudades, siempre en permanente alerta ante posibles ataques.

Como consecuencia, el mundo entero sigue derrumbándose.

📸 @afpphoto


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s