Las muertes de Chicha

María Isabel Chorobik de Mariani murió dos veces.

La primera fue el 24 de noviembre de 1976, cuando las Fuerzas Armadas de la última Dictadura Militar, en un inconmensurable abuso de poder, bombardearon la casa de 30 entre 55 y 56, ubicada en la ciudad de La Plata. Allí funcionaba un centro de operaciones conformado por miembros de la organización Montoneros, que resistían al régimen de turno desde la clandestinidad.

En aquella ocasión, los oficiales terminaron con la vida de su nuera Diana Teruggi y otros cuatro militantes más. También secuestraron a su nieta llamada Clara Anahí, quien por entonces tenía tan sólo tres meses de edad. Al año siguiente, el 1 de agosto de 1977, asesinaron a su hijo Daniel.

Ese tragedia, cuyos sucesos se publicaron poco después de tres décadas en la novela autobiográfica de Laura Alcoba y que lleva por título La casa de los conejos, ha sido la piedra fundamental que además del dolor dio origen a la creación de Abuelas de Plaza de Mayo.

«Chicha» esperó en vano durante cuarenta años encontrar a la pequeña Clara Anahí. Sin embargo, en ese tiempo ayudó a gestar un movimiento que con inteligencia, constancia y paciencia, al día de la fecha lleva recuperados 130 nietos, de los aproximadamente 400 que aún faltan restituir.

La perversa estrategia de los militares consistió en robar bebés, venderlos a parejas que muchas veces resultaron cómplices de los asesinatos de los padres biológicos y asegurarse de que en su afán de perpetuarse ninguno de ellos pretendiera reconstruir su historia y ser un foco especial de resistencia cuando la vida adulta les llegara. Usurpándoles la identidad acontecería el olvido.

Con nostalgia y cierta angustia, Laura Alcoba se pregunta en su libro por dónde estará Clara Anahí, de quien supo al compartir momentos con su madre embarazada y a punto de dar a luz.

Mientras tanto, la vida de «Chicha» se fue apagando detrás de una mirada triste que cada tanto ocultaba con sus gafas negras. Hasta sus últimos días aguardó, incluso atravesando la falsa noticia de que a fines de 2015 su nieta había aparecido.

El 20 de agosto de 2017 falleció por segunda vez, con mucho dolor y sin paz.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s