Perder el miedo

En frente del Parque Saavedra de La Plata, la acción colectiva es inmediata: apenas se confirma el asesinato de Nicolás Guerrero, activista colombiano de 27 años, un mural en su memoria ilustra una pared que previamente estaba abandonada.

Generalmente, estas acciones tienen algo de fugaces e invisibles. Cuando se las descubre, la obra ya está realizada.

El gesto, de notable valor simbólico y político, podría inscribirse en esa cruzada que los pueblos de la Región llevan a cabo buscando la hermandad latinoamericana, alianza que pretende resistir a los imperialismos.

Desde 1958, Colombia no logra resolver el conflicto armado que enfrenta a la guerrilla de izquierda con los grupos paramilitares de derecha, que no sólo ha terminado con la vida de 260 mil personas sino que también se vio agravada por la intervención del narcotráfico, capaz de sembrar aún más terror en una ciudadanía sometida a intereses monopólicos.

En 2016, y después de cuatro años de conversaciones, el gobierno de Juan Manuel Santos llegó a un acuerdo con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) para el cese del conflicto. Tal proceso implicó la deposición de las armas.

Por esa iniciativa, Santos fue distinguido con el Nobel de la Paz, poniendo en la escena mundial a un país que tras casi 60 años daba el gran paso para su postergada integración social. Sin embargo, al culminar su segundo mandato con llamativos índices de baja popularidad, asumió el actual mandatario Iván Duque, quien en la misma sintonía que Álvaro Uribe (predecesor de Santos) puso distancia a los acuerdos, dado que estarían debilitando al Estado por haber tenido que negociar con los sectores más violentos.

Mientras el gobierno de Duque toma decisiones impopulares, facultando al Poder Judicial y recortando presupuesto a políticas de desarrollo por la paz, emergen nuevos actores como los movimientos estudiantiles, que desde el último 28 de abril lideran un Paro Nacional con protestas frente a un poder que en plena pandemia invierte en armas y no en salud o educación.

En esa lucha estaba Nicolás Guerrero cuando ocho disparos de las Fuerzas Federales atravesaron su cuerpo hasta matarlo.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s