10 filósofas en 10 frases

Mucho se ha dicho sobre la historia de la filosofía y la preponderancia que tienen los hombres en esa Galería de Héroes del Pensamiento, como si fueran los únicos y exclusivos hacedores de una disciplina que tiene alrededor de 25 siglos de historia.

Lo cierto es que algunas razones para explicar tal fenómeno habría que encontrarlas en el origen de la vida y la supervivencia de la especie. Primero, los hombres fueron cazadores y recolectores, más tarde guerreros, luego sacerdotes y finalmente científicos. Ello explicaría, en parte, los motivos por los cuales desde la Prehistoria hasta el siglo XX, un conjunto de actividades (física, intelectual, espiritual y psíquica) fueron gobernadas por los hombres; a priori, los más fuertes y activos al momento de decidir el destino de la humanidad en la Tierra. En cambio, las mujeres quedaban subordinadas al rol de la maternidad y el cuidado de la descendencia, tal como sucede en otras especies de seres vivos.

La injusticia es tan notoria que recién en las últimas décadas emerge un cambio cultural, más parecido a un acto de reparación histórica que a una moda pasajera. Los movimientos feministas han puesto en escena que la moral ha cambiado y generaron activistas de su propia causa, que a su vez reivindicaron a antiguas protagonistas silenciadas por la historia.

En la misión de divulgar su palabra, pensamiento e influencia, va un listado de diez mujeres (en orden cronológico de nacimiento, de la Antigüedad al presente; y desde diversas partes del globo, aún argentinas) que son protagonistas de su propio tiempo:

  1. Hipatia de Alejandría (Egipto, 335 ó 370 – 415 ó 416): «Conserva celosamente tu derecho a reflexionar, porque incluso el hecho de pensar erróneamente es mejor que no pensar en absoluto». Considerada la primera filósofa de la historia. Experta en matemáticas, física y astronomía. Impulsó la creación de instrumentos para medir el agua y enseñó las obras de Platón y Aristóteles. Considerada referente del neoplatonismo en plena expansión de la cristiandad, tuvo una muerte trágica: fue acusada de influir para que el obispo y el gobernador de Alejandría no se reconciliaran; y aprovechando cierta fama de que sus ideas iban contra el credo religioso, unos fanáticos la atacaron para finalmente descuartizarla.
  2. Rosa Luxemburgo (Polonia, 1871-1919): «La justicia de las clases burguesas fue como una red que permitió escapar a los tiburones fugaces, atrapando únicamente a las sardinas pequeñas». De ideología marxista, ese fantasma que recorrió Europa en la Modernidad, vivió la discriminación por ser judía y de familia polaca, ejerciendo una clandestinidad desde los 15 años de edad, lo cual despertó su curiosidad militante. A principios del siglo XX, ya radicada en Alemania y habiendo obtenido la ciudadanía al casarse con el hijo de una amiga pero con quien no formó pareja, fue activista del movimiento socialdemócrata de ese país, sintiéndose luego decepcionada por los hechos de violencia y la decisión de que su partido político avalara presupuesto para municiones. Tuvo esperanzas en la Revolución Rusa de 1917, que como respuesta a los devastadores efectos de la Primera Guerra Mundial, derrocó al Zarismo e instauró los principios del bloque soviético, cuyos efectos gobernaron casi la totalidad de esa centuria. Sin embargo, no pudo replicarse en Alemania. El jefe de su partido ordenó a seguidores del nazismo que aplastaran a la rebelión que reclamaba mayor inclusión y reformas sociales. Luego de ello, fue encarcelada, golpeada y asesinada; sus restos se arrojaron a un canal de Berlín.
  3. María Zambrano (España, 1904-1991): «Si hubiera que definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona». Trotamundos, pensadora y escritora, alguien que concibió la libertad como una práctica en la vida diaria. Los hechos políticos como el franquismo la obligaron a exiliarse. Estudió la obra de su compatriota Ortega y Gasset; conoció a Octavio Paz en México, donde fue académica de su disciplina; y luego, de regreso a Europa, entabló comunicación con Albert Camus. De regreso a España en los años 80, fue reconocida como una intelectual que aún hoy es guía y referencia por su obra.
  4. Hannah Arendt (Alemania, 1906-1975): «El mal no es nunca ´radical´, sólo es extremo, y carece de toda profundidad y de cualquier dimensión demoníaca. Puede crecer desmesuradamente y reducir todo el mundo a escombros precisamente porque se extiende como un hongo por la superficie. Eso es la ´banalidad´ del mal. Sólo el bien tiene profundidad y puede ser radical». Fue discípula de Heidegger, con quienes además se convirtieron en amantes. Una relación clandestina entre ella, de origen judío, y él (casado, con hijo, de buenos vínculos con el nazismo). Se enviaron cartas, se extrañaron, se alejaron. Para esta ilustre pensadora, todo pensamiento es político (y toda acción, también).
  5. Simone de Beauvoir (Francia, 1908-1986): «No olvidéis nunca que bastará con una crisis política, económica o religiosa, para que los derechos de las mujeres se cuestionen. Estos derechos nunca son adquiridos. Deberéis permanecer alerta durante toda vuestra vida». Pionera del movimiento feminista, autora de El segundo sexo (1949), obra cumbre que le dio trascendencia y perdurabilidad hasta convertirse en clásico, es acaso la filósofa más popular de la historia, llegando incluso a participar activamente de las jornadas del Mayo Francés de 1968. En pareja abierta con un ícono como Sartre (siendo ambos partidarios de lo que hoy se conoce como poliamor), construyó una carrera interesante, evitando ser la sombra de un referente para hacerse valer como intelectual por sí misma. Lo logró con creces; sus textos son fundamentación y praxis para explicar el lugar de la mujer en un mundo patriarcal.
  6. Susan Sontag (Estados Unidos, 1933-2004): «La sociedad capitalista requiere una cultura basada en imágenes. Necesita suministrar muchísimo entretenimiento con el objeto de estimular la compra y anestesiar las relaciones de clase, raza y sexo. Y necesita reunir cantidades ilimitadas de información para poder explotar mejor los recursos naturales, incrementar la productividad, mantener el orden, hacer la guerra, dar trabajo a los burócratas…». Enfocada en la estética y partiendo de ese campo de la filosofía para elaborar una hermenéutica del arte y la política, se dio a conocer como una mujer cuya obra empieza problematizarse a partir del auge de la cultura de masas. Su libro Sobre la fotografía (1979) es uno de los documentos referenciales para entender la influencia de la cámara y las instantáneas en una sociedad centrada en la proliferación de imágenes.
  7. Esther Díaz (Argentina, 1939): «A mí, esta sociedad machista de m*erda me había jubilado ya: la universidad me dio de baja por vieja, la filosofía nunca me consideró demasiado por mujer y mi libertad de escribir y decir estaba limitada por el temor de la mirada de la academia». Con un pasado complejo, de violencias y postergaciones, se hizo un lugar entre la academia y la divulgación. Varias publicaciones (dedicadas, entre otras, a la investigación en sí misma y a la obra de Foucault) tuvieron muy buena recepción en la crítica; pero su popularidad creció en los últimos años, siendo actualmente una mujer que vincula la filosofía con el rock, la vida cotidiana y cualquier medio que permita la emancipación de los sectores históricamente relegados; entre ellos, el de su propio género.
  8. Martha Nussbaum (Estados Unidos, 1947): «Todas las sociedades modernas […] están alimentando las fuerzas que impulsan la violencia y la deshumanización, en lugar de alimentar las fuerzas que impulsan la cultura de la igualdad y el respeto». Autora de La fragilidad del bien (1986), sus temas de investigación tienen eje en la ética, el derecho y la justicia. Considera a la humanidad como un fin en sí mismo y hace un llamado a la igualdad de las personas como sujetos dignos de respeto y consideración.
  9. Diana Cohen Agrest (Argentina, 1954): «El garantismo que prima en una de las Salas de la Cámara Federal de Casación Penal permite que la mayoría de los condenados por narcotráfico terminen absueltos y liberados». Docente, investigadora, especialista en bioética. Su vida personal tuvo un antes y un después ante el asesinato de su hijo en un robo, circunstancia que la motivó a crear Usina de Justicia, una Asociación Civil que acompaña a las víctimas del delito. Divulgadora, su obra ¿Qué piensan los que no piensan como yo? llegó a la TV, convirtiéndose en un programa de debate que involucra la pluralidad de voces. Defiende el rol de las leyes como reguladoras del orden social y la conducta, descreyendo de las teorías que conciben a los delincuentes como víctimas de un sistema y como tal, merecedores de beneficios sin pagar por el daño cometido.
  10. Judith Butler (Estados Unidos, 1956): «La estructura de las creencias es tan fuerte que permite que algunos tipos de violencia se justifiquen o que ni siquiera sean considerados como violencia. Así, vemos que no se habla de asesinados sino de bajas, y que no se menciona la guerra sino la lucha por la libertad». Crítica del sistema de creencias, sostiene que toda realidad se puede construir en el transcurso de la vida; y que, como tal, el género también. Se opone a la naturaleza binaria hombre/mujer, cuestionándola desde la teoría queer, según la cual la identidad de género no es un determinismo biológico sino una construcción social. Negar esa posibilidad sería incurrir en actos violentos justificados en creencias. Sus aportes influyeron en ámbitos del psicoanálisis, el derecho y la política.

Hasta aquí, 10 frases dichas por 10 mujeres que además asumen el rol de filósofas.

Ninguna intelectual puede explicarse solamente por expresiones sacadas de contexto o que reducen al punto de malinterpretar su ideología. De todos modos, apelar a estas ideas resumidas tiene la ventaja de empezar a entender cuáles son sus principios y causas que motivan tal o cual forma de pensar.

Tal vez, un texto como éste inspire a seguir investigando; y si fuera así, el objetivo habría de estar más que cumplido.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s