Cruyff

«Soy Johan Cruyff y en mi vida he tenido dos grandes vicios: fumar y jugar al fútbol».

La escena dura 30 segundos y se filmó en 1991, años después de que el protagonista del spot tuviera complicaciones de salud por el tabaco.

En aquel entonces, Cruyff ya era una consagrada figura que había brillado como futbolista durante la década del 70, primero en Ajax y luego en FC Barcelona, pero su mejor y más lograda versión la logró como capitán de la Selección de Holanda que alcanzó el subcampeonato más célebre de todos los que se recuerden: el Mundial de Alemania 74 será siempre el de la «Naranja Mecánica» comandada por Rinus Michels; y a pesar de la derrota en el partido decisivo contra el combinado local de otra leyenda como Franz Beckenbauer, se ganó tal denominación por el despliegue técnico, físico y táctico de un equipo cuyos intérpretes no tenían posiciones fijas y avasallaban al rival.

Esa referencia icónica para la época guardaba relación con la película de culto A Clockwork Orange, estrenada en 1971 y famosa por su cine de vanguardia, transgresora y representativa del auge del cientificismo.

En un tiempo signado por un conjunto de revoluciones inspiradas en la juventud (El Mayo Francés del 68, la cultura hippie, la liberación sexual, el consumo de sustancias psicoactivas y la irrupción del rock como género musical impulsado por bandas representativas como The Beatles), el fútbol comenzaba a ser un fenómeno masivo que la gestión de Joao Havelange como presidente de FIFA supo explotar hasta convertirlo en una multinacional que incrementó sus ingresos exponencialmente, llevándolo a lugares no tradicionales y concentrándolo en la hegemonía de Europa y Sudamérica.

No resulta casual que Holanda, país históricamente defensor de las libertades individuales, haya sido el epicentro de un modernismo deportivo y estético sin precedentes.

Por eso hay quienes aseguran que Cruyff fue la personalidad más influyente del fútbol al liderar dos revoluciones: como jugador y DT, rol en que gestó al primer gran Barcelona de los sueños a principios de los 90, en un espiral que llega hasta el aura de Guardiola y la consagración de Messi.

El último 24.03 se cumplieron 5 años de su adiós a causa de un cáncer de pulmón; pero se sabe que los grandes nunca mueren

Fotos: Google / You Tube


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s