Hawking, el genio invencible

En 2013, la Revista Orsai (proyecto editorial e independiente que comanda Hernán Casciari desde principios de 2011) logró una exclusiva con Stephen Hawking (1942-2018), uno de los científicos más reconocidos del siglo XX.

Lo hizo por intermedio del físico argentino José Edelstein (Buenos Aires, 1968), quien viajó especialmente a Cambridge, Inglaterra, para entrevistarlo.

Llamativamente, la nota -de una riqueza intelectual, cultural y social inigualables- no tuvo gran repercusión en los medios hegemónicos argentinos, que prácticamente ignoraron el evento.

Valiéndose de la confianza con el protagonista, Edelstein (quien ejerce como profesor en la Universidad de Santiago de Compostela y que tuvo el privilegio de escribir el prólogo en español al libro Breve historia del tiempo escrito por el científico inglés) logró describir con precisión, claridad y sencillez, parte de la vida de un hombre que pasó a la historia por hitos personales y profesionales trascendentales a su propia época.

La primera referencia es humana.

Hawking, el genio invencible, lo recibió postrado en una silla de ruedas que estaba conectada a una computadora; desde allí se comunicaba por medio de un sintetizador que convertía en sonido las palabras que emitía. Había perdido la voz en 1985 y por intermedio de ese dispositivo pudo seguir dando conferencias, socializar sus ideas, estar presente de diversas maneras en la cultura popular.

La enfermedad tuvo nombre, síntomas, causas y consecuencias: se llamaba Esclerosis Lateral Amiotrófica (más conocida como ELA) y le fue diagnosticada en 1962, cuando era un joven de dos décadas. El pronóstico no resultaba muy alentador: debió haber muerto a los 25 años de edad pero finalmente ello ocurrió mucho más tarde; recién en 2018 y a los 76. Esa patología neurodegenerativa progresaría hasta paralizar todo su cuerpo. Ya sobre el final de su vida, apenas podía movilizar un párpado, por medio del cual todavía daba señales para seguir comunicándose.

A la par del físico brillante, creció la figura insoslayable de un divulgador que pudo formar una familia, tener hijos, tomarse la adversidad con mucho sentido del humor y estar por siempre vigente.

Es probable que Hawking desarrollara gran parte de sus ideas favorecido por el hecho de estar abocado casi exclusivamente a la actividad cognitiva. Según detalló Edelstein, su vida estuvo muy ligada a la idea de tiempo: el origen del universo, la edad del cosmos, los años que le vaticinaron para seguir en este mundo y su obra cumbre (la citada Breve historia del tiempo, publicada en 1988), hablaban de sus obsesiones.

También, destinó sus estudios a los agujeros negros, esos campos magnéticos de energía capaz de absorberlo todo, inclusive la luz.

Sin embargo, sus aportes aún no han sido comprobados. Forman parte de otro plano, más cercano a la especulación que a la evidencia probada. Es por eso que nunca obtuvo el Premio Nobel, pero sí la medalla Copley en 2006, distinción científica más antigua del mundo que se entrega desde 1731, y que la han recibido, entre otros, Charles Darwin (creador de la Teoría de la Evolución), Benjamin Franklin (inventor del pararrayos), Albert Einstein (gestor de la Teoría de la Relatividad) y Louis Pasteur (impulsor de las vacunas). Entre esas menciones, aparece un argentino: César Milstein (investigador de anticuerpos para combatir el cáncer), dueño del premio en 1989.

El 14 de marzo de 2018 fallecía la persona que desde su juventud desafió la discapacidad, los prejuicios y los límites más ocultos de la ciencia.

Hawking brilló como ningún otro científico de su investidura antes, logrando ser una celebridad convocante para más de una generación.

Y en un mundo vacío, contradictorio, expuesto a la autodestrucción, todavía hay gente como él describió: aún sabiendo que todo está predeterminado, más de uno mira la calle antes de cruzar.

Fotos: Revista Orsai


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s