Auxilio

La búsqueda inmediata se activa una vez que la familia radica la denuncia por la ausencia de un integrante.

Rápidamente, se da intervención a distintos sectores de la policía, que empiezan a cruzar llamados y peritar datos informáticos, mientras otras dependencias preparan la estrategia para viralizar la imagen más actual de la persona extraviada, ofreciéndose también teléfonos de referencia porque cualquier información, por más intrascendente que parezca, es importante.

El operativo incluye rastrillajes, patrullas que siguen pistas firmes y otras menos fuertes, pero que tienen la misión de rescatar cuanto antes a quien se sospecha que puede estar en peligro.

El 911 recibe llamados todo el tiempo; por ese hecho en particular que se investiga y por otras tantas urgencias que suceden a lo largo y ancho del país. Algunos bromistas de mal gusto entorpecen las averiguaciones brindando falsedades.

Las decisiones deben ser inmediatas y precisas, porque el tiempo empieza a correr y si pasan 48 ó 72 horas sin novedades, comienza el temor de las peores consecuencias.

Las estigmatizaciones sociales juegan su partido: si la víctima es varón, el pibe puede ser catalogado como delincuente; si es mujer, alguien que provoca para despertar deseo sexual; si habita la niñez, la mirada se posa sobre la irresponsabilidad de los padres o adultos que ofician de tutores.

Todo eso (y más) sucede cuando hay quienes desaparecen de su hogar sin avisar y no vuelven de inmediato.

Entre esa desesperación y angustia, los medios hegemónicos ayudan pero a la vez son parte del problema: las pantallas sensacionalistas difunden lo que pasa pero la guerra por el rating las obliga a crear teorías conspirativas para atraer más anunciantes.

Las redes sociales, por su parte, se erigen como la vara moral de lo que está bien y mal.

Si la misión fracasa y hay muertes, «el Estado es responsable». Si la desgracia tiene un desenlace a favor, con personas a salvo, los usuarios se ensañan con la víctima para convertirla en victimaria, sin importar si es menor de edad o se encuentra vulnerable.

En Internet, las fotos no se borran una vez que cada caso se cierra y el daño continúa.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s