Una situación límite

Abigail es una niña santiagueña de 12 años de edad.

Desde hace cinco, su salud se encuentra dañada: es paciente oncológica por un tumor en la pierna.

En su historia clínica se destaca el hecho de que fue trasplantada en 2016 y que inició quimioterapia en 2019. A principios de este año tuvo una recaída.

Su caso conmocionó a la opinión pública cuando hace unos días se viralizó una filmación en la que, luego de regresar de Tucumán (adonde su familia la acompaña a hacer el tratamiento), su padre pide por favor que les den vía libre para volver a su provincia, pero el operativo policial le denegó el pedido porque no contaban con la autorización de emergencia para ingresar en automóvil.

En las altas temperaturas de pleno mediodía, con el dolor físico y emocional a cuestas, Diego Jiménez alzó a su hija en brazos y decidió caminar unos kilómetros, alejándose de esa frontera que comunica y a la vez divide dos jurisdicciones distintas del territorio nacional.

Matilde, madre de la niña, registró el momento en que sus seres queridos se iban caminando, indignados por la falta de pericia de autoridades incapaces de tomar sabias decisiones ante una urgencia excepcional, anulados por la frialdad estricta de leyes que deben poder interpretarse antes que meramente ejecutarse.

Las repercusiones alcanzaron amplia difusión.

El caso fue utilizado políticamente por los dos grupos hegemónicos que se disputan el poder en el país.

No solamente ninguno de ellos se hizo cargo sino que tampoco respetó la vulnerabilidad de una menor que requiere asistencia y cuidados intensivos.

A gran parte de la ciudadanía le incumbe también una importante responsabilidad: no alcanza con denunciar, también se debe favorecer la toma de conciencia.

Abigail, como muchas otras personas del país (también la Región y el mundo), se enfrenta a las complejidades de una enfermedad oncológica; y tal vez en su llanto desconsolado se encuentre la respuesta ante la desidia que habita en este mundo.

Desde aquí, el deseo de su recuperación y la expectativa de que en jamás vuelve a suceder un episodio como el que aquí se relata.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s