Hiroshima, 75 años después

En la mañana del 6 de agosto de 1945, Japón se vistió de luto.

Una bomba atómica de 3 metros de largo y 4 toneladas de peso descendió desde un avión preparado para los combates de la guerra. 43 segundos demoró en estallar a 580 metros de altura, generando así una inmensa bola de fuego con 28 metros de diámetro.

Inicialmente, se reportaron 70 mil muertes. Hacia final de ese año, los fallecimientos se duplicaron. Y actualmente, se estima que alrededor de 300 mil personas terminan su vida como consecuencia de daños colaterales causados por el atentado.

El despertar abrupto de Hiroshima y Nagasaki -las ciudades perpetradas- contrastó con ese cielo oscuro que se posó sobre una población decente, que cultiva el respeto y el trabajo como forma de vida.

Todas las tragedias están destinadas a vivir por siempre. Ninguna de ellas tiene su final. Las marcas son muy fuertes y perduran en el tiempo como signo y símbolo de las miserias más poderosas que hablan sobre la extinción humana.

La bomba atómica puso en jaque un sistema de creencias y valores nacidos con las falsas promesas del capitalismo. La ciencia como progreso había fracasado, porque multiplicó la pobreza, derivó en violencia y exacerbó los odios.

Estados de Unidos de Norteamérica obligó a la rendición nipona, sin opción ante un territorio devastado, en ruinas y con una población dañada en su integridad.

Desde la nada y el vacío -conceptos presentes en el Tao, ese conjunto de principios que trata sobre la unidad del universo-, Japón se levantó para estar de pie.

Su sociedad, que iba camino a la extinción, se sobrepuso con dignidad, esfuerzo y crecimiento espiritual.

Resta preguntarse si los Dueños del Mundo, aunque tengan vocación de hegemonía imperialista, son capaces de decir lo mismo.

Mientras tanto, en el reflejo de un antiguo edificio que sobrevivió al impacto, se vislumbran dos momentos: el antes y el después, sintetizados en la inmediata perpetuidad hecha presente.

 

 

 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s