La religiosidad en los argentinos

En los últimos meses de 2019 se hizo público un informe de investigadores de CONICET. Tomando como estudio de caso una muestra que convocó a poco más de 2 mil personas repartidas en diversas regiones del país, los resultados más destacados fueron los siguientes:

  • 6 de cada 10 argentinos adhieren a la religión católica, que aunque sigue siendo la más elegida, viene perdiendo esa hegemonía de hace medio siglo, cuando reunía a 9 de cada 10 fieles.
  • La segunda opción -casi cercana al 19 %- es la «no religión», un dato llamativo si se tiene en cuenta que resulta como opción prioritaria ante otras religiones que han cedido su lugar de privilegio.
  • Con escaso margen (alrededor del 3%) se mantienen religiones como los Testigos de Jehová, mormones y judíos (entre otras), un valor constante que no ha tenido grandes variaciones en el tiempo.

Al momento de interpretar las estadísticas, surgen aspectos para considerar especialmente.

De 20 años a esta parte -es decir, en lo que va del siglo-, las religiones atraviesan un momento crítico, siendo un aspecto contracultural en sociedades que vuelven a pensarse de manera secularizadas o que deciden transitar la espiritualidad abordándola en otras dimensiones; como por ejemplo, apelando al influjo de las energías, la alquimia u otros principios milenarios que han guiado la espiritualidad en Oriente.

Asimismo, cobran relevancia los denominados colectivos -grupos políticos y sociales que adhieren a determinadas causas-. En efecto, los que más impacto causan en la sociedad argentina son el feminismo, el veganismo y el ambientalismo.

Si se analiza más pormenorizadamente, estos sectores se oponen firmemente a los poderes que históricamente han guiado las conductas del mundo: el feminismo tiene puntos de desacuerdo con la religión; el veganismo va en oposición a esa especie humana que daña a los animales; y el ambientalismo hace lo propio con la ciencia, en tanto ella favorece los procesos industriales que generan contaminación y atentados contra la naturaleza.

Dicho lo anterior, conviene destacar que aunque las religiones vayan en retroceso, no significa que haya ausencia de espiritualidad. Es decir, que ésta también puede ser concebida en términos de vínculos como el desarrollo de lazos de afectividad y empatía entre los seres vivos.

Aun así, los cuestionamientos a la religiosidad no son nuevos. En definitiva, ya desde su origen resultan cuestionados. Seguramente, hayan conspirado contra ella diversos episodios que desde el industrialismo ha atravesado la humanidad: dicen los intelectuales de la denominada Escuela de Frankfurt -surgida a principios del siglo XX- que después de las dos Guerras Mundiales, del holocausto y el nazismo, creer en Dios parecería ser un contrasentido.

Si a ello se le suma la ausencia de líderes mundiales -el último, probablemente, haya sido Mandela-, el combo es de desconfianza, decepción y resistencia,  lo cual hace emerger fuerzas opuestas que permitan reestablecer un equilibrio entre las promesas y la esperanza de una sociedad más justa e igualitaria.

En el caso de Argentina, el último medio siglo tiene momentos que marcan a una sociedad dañada por el terror, la injusticia y la desolación: la Dictadura de los 70, la Guerra de Malvinas en los 80, el neoliberalismo de los 90, la crisis de 2001 y el aumento de de la pobreza y la exclusión en lo que va del milenio, son fuertes motivos para explicar la caída de la religiosidad y el auge de grupos reaccionarios.

Queda por agregar que, en cuanto a franja étarea, la mayor concentración de fieles a la religión se encuentra en la infancia y la vejez; curiosamente, los polos opuestos que comparten la inevitable circunstancia de habitar la vulnerabilidad.

Diverse religious shoot

 

 

 


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s