La Mimo

El mimo es una figura que aparece en el teatro de la Antigua Grecia como protagonista de la comedia y asociado a los movimientos histriónicos del cuerpo para hacer uso de la expresividad, evitando así la comunicación verbal.

Luego deviene un componente trágico, portavoz del sentir de un pueblo que lo toma como referente, símbolo de la valiente rebeldía con que se cuestiona al poder.

Ignorado por la aristocracia, incómodo para el clero, desprestigiado por los intelectuales, sobrevivió a su tiempo perdurado a través de los siglos.

Daniela Carrasco tenía 36 años de edad. El 20 de octubre pasado fue vista por última vez, detenida por los carabineros en una de los tantos reclamos que llevó adelante gran parte de la población chilena, aquella que -utlrajada y humillada por sus gobernantes- decidió copar el espacio público para manifestar su descontento.

Le decían La Mimo y fue descubierta ahorcada en plena protesta.

Hay versiones cruzadas que instalan una duda persistente: suicidio o asesinato.

El hecho, de gran repercusión, motivó a que por redes sociales diversas personas decidieran homenajearla, exigiendo a la vez -directa o indirectamente- el grito de justicia.

Daniela Carrasco, artista callejera, seguramente vivía del día, soportando el maltrato por parte de una clase dirigente obstinada en gobernar de espaldas a la ciudadanía.

La Mimo siguió sin emitir palabras.

Como siempre pasó, desde hace siglos a esta parte, hay una raza de talentos que sólo habla a través de otras partes del cuerpo que no tengan que ver con la palabra.

EJ5zWFjXsAIMmym


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s