Democracia

Se cumplen 35 años del último retorno de la democracia en nuestro país, el período más extenso de un sistema de gobierno que -aún con sus debilidades- es el más justo de todos.

La figura de Raúl Alfonsín siempre aparecerá asociada a ese indispensable hito de nuestro pasado reciente.

La historia argentina -tantas veces oscura, tantas otras conflictiva- necesitó de un líder que además de dar el primer paso fuera quien sentara las bases de un nuevo orden político y social tras una etapa de vacío institucional, legitimación de la violencia y suspensión de garantías en relación a los derechos humanos.

Alfonsín fue la cara visible de un renacer, el impulso inicial para volver a creer, símbolo de honestidad y transparencia, acaso la imagen de un político que no se abrazó al poder sino que lo dejó a tiempo para salvar los principios democráticos.

Su logro más grande consistió en levantar a un país que se encontraba de rodillas, crear la CONADEP y promover el Juicio a las Juntas Militares. Todo ello resultó más fuerte que sus cuestionables decisiones, las limitaciones de su gobierno para controlar los índices de hiper inflación y el Pacto de Olivos con su sucesor.

El tiempo puso las cosas en su lugar y al momento de su muerte, en el año 2009, una multitud lo despidió.

Fue el justo reconocimiento a un político de raza, austero y lejos de las demagogias, que podía caminar por las calles sin temor sin temor al escarnio público, lo cual es muchísimo decir.

Foto: Archivo del Diario Tiempo Argentino

Alfonsín Democracia 35 años


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s