Ser periodista hoy

La vigencia de Rodolfo Walsh (1927-1977) se explica a partir de manifestaciones como la exposición de su figura en un mural de la ciudad de La Plata que a la vez es sitio de Memoria.

Hace un tiempo descubrí la imagen y luego supe que allí era su domicilio al momento de su muerte: calle 54 entre 3 y 4.

En él, las tres V.

La Vida como compromiso; la Verdad como meta; la Vocación como legado.

Ejerció el oficio de ser periodista, lo mataron por su ética y lealtad al servicio de causas vinculadas a la justicia social.

Hoy la hiperconexión ha potenciado la influencia de los comunicadores pero también denigrado una profesión en que cualquier evento puede ser banalizado. Hay panelistas  a toda hora que gritan sin escucharse, personas no formadas que buscan más seguidores en redes sociales, difamaciones a partir de sucesos no chequeados, violación de la intimidad ajena, gente que no se prepara para ejercer con responsabilidad y criterio un rol cuyo impacto muchas veces es difícil de dimensionar.

Por eso, volver a Walsh se impone como una necesidad.

Algunos lo tienen de guía.

Otros, en su huella, dignifican una obra que siempre debería ser inspiradora como ejemplo de trabajo y honestidad.

Foto: http://www.desdeelpromontorio.blogspot.com

Rodolfo Walsh mural.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s